Ir al contenido principal

GRAN HERMANO - PEQUEÑO HÁMSTER...






Programa de la tarde. Rubro: "Crónicas del espectáculo y anexos".
El actor entrevistado se llama Luis y ha sido sorprendido por la pregunta.
Su rostro ha quedado congelado y los segundos de la cámara en su rostro parecen siglos.
Una de las chicas entrevistadoras -de aquellas que nunca dejan de sonreir- agrega para dar tiempo al hombre sorprendido e incómodo por la pregunta: ¡Es un fenómeno que ven 2 millones y medio de personas!
La respuesta cayo como un vaso de agua en el rostro, borrandole por instantes esa sonrisa perenne de conductora típica de programa de T.V. no conflictivo, pasatista.
"Hay que estar muy mal para ver eso" respondió el hombre, un actor de mediana edad, que en realidad estaba dispuesto a hablar de la obra de teatro que protagoniza y de la relación con Rosario su ciudad natal. "Gran hermano midió 27 puntos de rating" empezó a decir la otra entrevistadora también
sonriente, sin dar tiempo casi a escuchar algún silencio inapropiado para esa hora de la tarde tan cuidadosa de la actividad neuronal de la gente.
No pude resistir. Esa noche participe por un rato de la colonia de seres que se quedan ahí, iluminados por el resplandor de rayos catódicos y qué son medidos con el criterio de 1 punto de rating en ciudad de Buenos Aires y G.B.A igual a 100.524 individuos.
El presentador del Gran Hermano levanta los brazos y grita, casi poseido: "lo que ustedes van a ver hoy no ocurrió nunca en la televisión Argentina".
Tiene algo de la habilidad de los buenos vendedores que pregonan en los vagones del ferrocarril Roca -asocio sin de dejar de dudar de la calidad de las mercancías que merecen un llamado de atención tan teatral y sobreactuado.
El, un tal Rial, les pide que dentro de un rato bailen: "para que sus familias los vean contentos"

No dure demasiado como partícipe del rating.
Ser expuesto uno -como parte de esa colonia de anónimos mirantes- a tan ostensible y renovada manipulación me llenó de pena y hasta de asco.
Tenía razón Luis.
Hay que estar muy mal. Muy vacío. Muy lleno de lugares imposibles de mirar en uno para dejar un rato de vida en esa nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LO IMBORRABLE...

Los golpes a lo karateca del Hermano Miguel Amador en la nuca de mi padre. Mi padre que trastabilla dando unos pasos adelante pero enseguida recupera el equilibrio y hasta sonríe. Luego me toca a mí. Le digo que me duele el cuello, señalo tocandome en el lado izquierdo. Entonces la mano fuerte del sanador apretando algo que sería un ganglio pero que dolió lo suficiente como para dejarlo imborrable por toda la vida. Mi madre y mi hermana estaban rezagadas en la larga fila que se había formado para subir a la tarima de madera elevada dondeMiguel Amador atendía usando lafuerza de sus manos más la fe que le otorgaban quienes ya habían experimentado sus curaciones.Mamádebe haber pensado que ni loca se dejaba apretar o golpear. Ella sólo creía en médicos como su primo Aldo. Tomó de la mano a mi hermanay salió de esa gran carpa donde el sanador atendía. El afuera era un gran camping donde las familias se preparaban para almorzar con asados. Era un día esplendido de primavera con el viento que…

LA INQUILINA

*Foto de Alfred Cheney Johnston.







1.

El METAFÍSICO.


Los primos de Kalman no quisieron preocuparlo. Trataron de solucionar el problema a su modo. Lo primero que aceptaron es que los inquilinos se iban porque la casa estaba embrujada. Les habían dicho que había fantasmas o una maldición que había quedado anquilosada en la casa de los abuelos. Era -quizá- un mal que había vuelto a surgir al fallecer la tía solterona Raquel, la menor de 11 hijos que se criaron en esa casa.
Contrataron a un metafísico especialista en alejar presencias indeseables.
El tipo cobraría una fortuna pero la situación lo justificaba. Llegó. Tomó fotos de la casa, de los jardines, del tanque australiano, del molino de viento, hasta de los enanos de jardín que estaban hace décadas en el mismo sitio.
Luego recorrió al interior con una especie de varita mágica. Dijo que era para percibir la mala energía. Caminó las habitaciones llevando la palma de la mano derecha pegada a las paredes por todo el perímetro. -Parece que estas p…

RESONANCIAS

Prosas en medio de aullidos de lobos de Eduardo Francisco Coiro.
Estas prosas empiezan en medio de aullidos de lobos que asaltan los sueños. Cuando la realidad muestra su rostro de carencia o pérdida, los sueños tienen su poder de revelación de la vida, en especial para elaborar una cuestión nodal como la culpa. Aquí el padre representa a todos los padres expiando una oscura culpa. El poeta recuerda con afecto y respeto a su padre: el padre y sus amores perdidos, silencios, soledad y trabajo en la fábrica. Razón tenía el poeta colombiano Rogelio Echavarría cuando decía que “frente al padre, los poetas han sido más pudorosos en la manifestación de sus sentimientos y más afortunados en la efusión lírica». Un tío le deja a su sobrino unos cuadernos por legado con frases como esta de Rosa Montero: "Lo verdaderamente heroico es querer al otro tal cual es”. Eduardo Coiro también introduce el mito del ángel, un anacronismo en pleno siglo XXI, leyendas como el hada del humo y una pareja e…